Síntomas en la diabetes, las cinco “P” de la enfermedad

Dentro de los síntomas en la diabetes encontramos la polifagia y aunque el diabético coma continuamente persiste la dificultad para que la glucosa se introduzca en el seno de los tejidos para ser metabolizada, de aquí, su apetito insaciable. Cuando pierde el apetito un diabético debemos sospechar la existencia de cetoacidosis.

Hay que prestar atención a los síntomas en la diabetes para evitar la cetosis

La presencia de acetona y otros cuerpos grasos cetósicos disminuye el apetito y puede llegar a provocar incluso asco, náuseas y vómitos. Un cuadro similar al de los niños con acetona.

Este es el fundamento de las dietas ricas en grasas y muy pobres en hidratos de carbono, para adelgazar. Aunque hoy están muy en boga, no las recomiendo nunca.

Prurito o picor: Difícil de definir, aunque todos tenemos experiencia personal. Quizá la mejor referencia sea que incita a rascarse y se alivia con el rascado.

Puede ser generalizado, pero es más frecuente en genitales y ano.

Intervendrían:

  • Sequedad de la piel diabética.
  • Restos de glucosa en vulva y glande.
  • Neuropatía diabética.
  • Microangiopatía.

Los estudiantes de medicina acostumbran a memorizar estos síntomas cardinales de la diabetes con las cinco “P”: poliuria, polidipsia, polifagia, prurito, pérdida de peso.

Astenia: Alude su etimología griega a falta de fuerzas y/o cansancio fácil.

La dificultad de la glucosa para su conversión en energía en el diabético y la presencia de derivados cetónicos justifica este fácil cansancio, que desaparece como los otros síntomas cardinales a los pocos días de tratamiento.

Adelgazamiento: Se debe a:

  • Pérdida de grandes cantidades de glucosa por orina, que pueden llegar hasta 500 gramos por día.
  • La mayor facilidad para quemar grasas (lipolisis).
  • La dificultad para sintetizar grasas (lipogénesis).
  • La conversión de proteínas en glucosa (neoglucogenia).
  • Pérdida de peso que puede alcanzar cifras de 5-10- 20 kilos.

De hecho, en una persona que conserva un apetito excelente y pierde peso incesantemente, lo primero que tenemos que eliminar es una diabetes, un hipertiroidismo o un cuadro de ansiedad.

Mala encarnadura: Cualquier herida accidental o quirúrgica, como la extracción de una muela tarda mucho más tiempo en cicatrizar que en una persona sana.

Especialmente, si la herida radica en los pies, donde a la hiperglucemia se añaden trastornos circulatorios. En ocasiones, el motivo de la consulta es varios abortos repetidos o un parto con feto gigante o impotencia sexual en el varón.

Los estudiaremos entre las complicaciones de la diabetes capítulo X. Muchas diabéticas y niños diabéticos nos sorprenden con su piel seca, muy blanca recuerda la porcelana, y enrojecimiento de la cara y palma de manos: rubeosis diabética.

Algunos diabéticos presentan un aumento del vello en la cara y espalda.

No es raro que el escroto aparezca de color rojo parduzco, con escamas blanco-grisáceas, por déficit del complejo vitamínico B.

Artículos Relacionados

Post Author: Maria Legua