Aprende a reconocer y tratar la diabetes a tiempo

La diabetes es una enfermedad que aumenta excesivamente los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre; estos niveles están regulados por una hormona llamada insulina, que en un cuerpo sano es segregada por el páncreas, y que es la encargada de transportar la glucosa hasta el interior de las células.

mujer-diabetes

Hoy conocerás qué tipos de diabetes existen, cómo reconocerlas, y además ofreceremos algunos consejos de alimentación y medicina natural para sobrellevarla con una buena calidad de vida.

Quizá te pueda interesar: Los mejores alimentos para cuidar nuestro organismo

Existen 3 tipos de diabetes:

Diabetes tipo 1: Este tipo de diabetes suele aparecer en la infancia, adolescencia o juventud; se presenta normalmente de manera repentina y a veces sin causa aparente; en este tipo de diabetes el páncreas no produce insulina o bien no produce la suficiente; el tratamiento suele ser a base de la inyección de insulina. Podemos detectarla principalmente por un aumento de sed y de orina, cansancio y pérdida de peso.

Diabetes tipo 2: Este tipo de diabetes es la más común; se presenta en edades más avanzadas, normalmente de forma paulatina; en este caso el páncreas sí produce insulina, pero ésta no se aprovecha adecuadamente; el tratamiento puede ser a base de medicación, con insulina o bien con ambas; no suele dar síntomas específicos, por lo que puede pasar bastante desapercibida.

Diabetes gestacional: Esta es un tipo de diabetes temporal, la cual padecen algunas mujeres durante el embarazo; tampoco suele dar síntomas y se detecta mediante los análisis rutinarios que se realizan, a partir de las 24 semanas de gestación; el médico deberá prescribir el tratamiento adecuado.

La diabetes puede ser grave si no se controla, pues con el tiempo pueden aparecer lesiones en los ojos, los riñones y los nervios, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, entre otras patologías.

Los signos y síntomas que debes estar alerta son:

  • Aumento de la frecuencia en orinar
  • Hambre inusual
  • Aumento de la sed
  • Debilidad y cansancio
  • Pérdida de peso
  • Cambios de ánimo
  • Malestar estomacal y vómitos
  • Infecciones frecuentes
  • Vista nublada
  • Lenta cicatrización de heridas
  • Picor en manos y pies

Si presentas cualquiera de estos síntomas debes acudir al médico; mediante un simple análisis de sangre podremos saber si la padecemos.

El especialista valorará tu caso y te dará un tratamiento; una alimentación estricta será fundamental, y además podrás mejorar notablemente si realizas ejercicio regularmente, controlando tu peso y seguir algunos consejos naturales.

Será fundamental la dieta específica que determine el médico, para mantener unos niveles correctos de la glucosa en sangre; esta estará adaptada a la edad, actividad física y tipo de diabetes del paciente.

En conclusión, tendrás una alimentación equilibrada, con una importante restricción de azúcares simples y con las comidas bien repartidas a lo largo del día para que no haya picos de glucosa; además, añadimos algunos alimentos que pueden ser muy beneficiosos:

El primer alimento que debes tener en cuenta es la estevia; esta planta de origen paraguayo ha demostrado sus excelentes bondades no sólo como endulzador natural sin calorías si no por sus múltiples propiedades, la primera de las cuales es la de regular los niveles de glucosa; puedes tomar tres infusiones diarias o bien directamente en extracto o comprimidos; es fundamental que sea el extracto puro, de color oscuro, y no un edulcorante refinado al que le han quitado las propiedades.

La canela mejora los niveles de glusosa y de lípidos; la podemos tomar en comprimidos y/o consumir habitualmente con las comidas, en infusiones, cocida con bebida vegetal.

La levadura de cerveza contiene cromo, regulador de los niveles de azúcar.

Guisante fresco, que actúa como una insulina vegetal.

Berros frescos también contienen cromo.

La bebida vegetal de avellanas es deliciosa y además contiene fibra soluble que regula la absorción de azúcares.

La avena regula los niveles de azúcar en sangre.

Son imprescindibles los hidratos de carbono integrales; puedes consumir arroz integral tres veces por semana.

La fibra soluble que contienen alimentos como la avena, la cebada, las frutas, las verduras, las legumbres, el glucomanano, la goma guar, el salvado de trigo, ralentiza la digestión y la absorción de hidratos de carbono, reduciendo la subida de la glucosa en la sangre que se produce después de comer y la respuesta insulínica; esto puede contribuir a que las personas diabéticas tengan un mejor control de la glucemia.

Agua de coco natural tiene acción hipoglucemiante.

Los hongos reishi, maitake y shiitake, reguladores de los niveles de glucosa y con muchas más propiedades para nuestro organismo.

Aceite de onagra contiene ácidos grasos omega 6 que te ayudarán en casos de pieles secas por deshidratación debida al exceso de orina.

Un gran depurativo es el azufre, que te aliviará si tenemos picores, uno de los síntomas de la diabetes; puedes tomarlo en forma homeopática, como oligoelementos o bien realizar baños termales en aguas azufradas.

La Sal de Schüssler Natrium Sulfuricum te ayudará a reforzar el tratamiento que estes realizando, ya que es una sal homeopática que ayuda a eliminar los excesos de sustancias que el cuerpo no necesita, en este caso de glucosa; toma dos comprimidos debajo de la lengua tres veces al día, separados de comidas, bebidas y sabores fuertes y mentolados.

Quizá te pueda interesar: Soluciones naturales para controlar el exceso de apetito

Además, debes tener en cuenta las cuestiones emocionales que pueden influir en tu estado general, y que condicionan también el estado de tu diabetes; según la autora Louise Hay, detrás de la diabetes se esconden sentimientos de nostalgia de cosas que pudieron haber sido, de una gran necesidad de control o de tristeza profunda; los desequilibrios con la glucosa representarían la falta de dulzura en nuestra vida; en temas emocionales nos pueden ayudar las Flores de Bach, la homeopatía y otras terapias naturales.

Si necesitas tratar cualquier dolencia de manera natural es fundamental siempre que tengas en cuenta el estado de tu intestino, que puede convertirse en una fuente de toxinas; si tienes estreñimiento debes tratarlo bebiendo mucha agua, consumiendo fruta, verdura, legumbres, frutos y frutas secas, tomando semillas se lino, etc.

Para los que son insulinodependiente, poden realizar baños de sol, exposiciones graduales al sol, en horas de menor radiación especialmente en verano, y hacer ejercicio, ya que estas dos pautas realizadas diariamente te ayudarán a tomar menos insulina.

El hacer una respiración diafragmática es también una buena terapia para controlar el exceso de azúcar en sangre.