Cada vez nos acercamos más al verano y ya comienzan nuestras preocupaciones de desear estar en forma para cuando llegue el sol, si tú eres una de ellas y estás buscando un método rápido para recuperar tu figura o alcanzar tu peso ideal, no hay duda de que la dieta Cambridge es ideal para ti.

selection of fresh  fruit and vegetables smoothies

La dieta Cambridge consiste en beber batidos, sopas, purés y papillas, elaborados a partir de los productos oficiales de la dieta.

Quizá te pueda interesar: 10 ejercicios para tener los glúteos perfectos

La dieta se divide en 6 fases diferentes, por las que iras pasando de una a otra según el objetivo que te marques.

La dieta Cambridge fue creada en los años 70 por el Doctor Alan Howard, de la Universidad de Cambridge (de ahí el nombre de la misma) y desde entonces, 25 millones de personas la han probado.

Las 6 fases de las que se compone la dieta Cambridge oscilan entre las 440 kilocalorías hasta las 1.500 kilocalorías al día; encontraras desde fases más duras durante las que tan sólo te alimentas a partir de los productos oficiales de la dieta Cambridge, hasta otras fases que también incluyen algunas comidas normales pero bajas en calorías.

No tienes que preocuparte si piensas que tendrás algún desequilibrio en los nutrientes que ingieras, pues todas las fases de esta dieta son nutricionalmente equilibradas; es decir, contienen la cantidad de minerales y vitaminas diarias recomendadas.

La dieta Cambridge está diseñada para provocarte una leve cetosis, es decir, un ligero exceso de cetonas en la sangre; de ese modo tu cuerpo comienza a descomponer tu grasa para convertirla en energía.

Si quieres probar esta dieta, es esencial que te pongas en contacto con un especialista en el Cambridge Weight Plan, quien te medirá y pesará para decidir cuál es el programa que más te conviene.

Los batidos, sopas y purés oficiales de la dieta vienen en prácticas y cómodas bolsitas que se mezclan con agua; lo malo es que no tienen fama de ser especialmente sabrosas.

  • Primera fase (415 – 615kcal diarias): La primera fase se denomina “Única fuente” porque a lo largo de la misma te alimentas exclusivamente a base de los productos oficiales de la dieta Cambridge; lo normal es tomar entre 3 y 4 productos; sin embargo, existen variantes algo menos estrictas; en una de ellas se consumen 3 productos de la dieta Cambridge y se toma una comida normal de unas 200 calorías; mientras que en la otra, se toman 4 productos que se complementan con 200 ml. de leche desnatada.
  • Segunda fase (810 kcals diarias): La segunda etapa se combinan 3 productos de la dieta con alimentos ricos en proteínas como la leche desnatada o algunas verduras.
  • Tercera fase (1000 kcals diarias): Esta fase consiste en reducir a 2 el número de productos de la dieta y añadir a la alimentación diaria la leche, un ligero desayuno y ensaladas para comer y cenar.
  • Cuarta fase (1200 kcals diarias): Durante esta etapa, aunque se mantienen los 2 productos oficiales y la leche pero, en vez de sólo ensaladas, se come y se cena algo más variado pero llevando siempre un control calórico.
  • Quinta fase (1500 kcals diarias): A partir de esta dase solo se consume un producto de la dieta Cambridge y, además de las tres comidas de la cuarta fase, podemos permitirnos un snack a media mañana o a media tarde; los expertos son los que deben sugerir qué debes comer cada uno.
  • Sexta fase: La última fase es la de mantenimiento; se sigue tomando un producto oficial diario pero comienza a comerse con normalidad, siempre dentro de los parámetros de una dieta sana, equilibrada y no excesivamente calórica.

Entre las ventajas de seguir la dieta Cambridge, podemos encontrar que la pérdida de peso puede ser drástica y muy repentina, por lo que notarás sus efectos rápidamente; además, todas las comidas están equilibradas a nivel nutricional por lo que estarás tomando todas las vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita; mientras que por otra parte, como tienes un asesor particular, tienes la tranquilidad de estar en buenas manos.

Pero no todo es color de rosa, la dieta Cambridge tiene unos efectos secundarios mínimos aunque algo molestos; al comenzar la dieta puedes tener mal aliento, notar la boca seca, sentir cierto cansancio, y tener de vez en cuando mareos, náuseas y estreñimiento; pero todo ello es solo en los primeros días, esto se debe a la falta de hidratos de carbono y fibra; estos malestares se van suavizando hasta desaparecer a medida que avanzas de fase.

Quizá te pueda interesar: Los beneficios del ejercicio físico en nuestra salud

La dieta puede practicarse durante unas semanas o meses mientras que otros puede hacerse durante períodos de tiempo más extensos; pero lo cierto es que, a largo plazo, te acercas más a una dieta normal con cada paso que das.

Hay personas que han probado la dieta Cambridge y han pasado de usar una talla 48 a una 40 o incluso que han perdido la mitad de su peso.

Contáctanos

No nos encontramos en estos momentos. Pero envíanos un mensaje y te responderemos lo antes posible.

Enviando
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account