La saludable dieta verde

La dieta verde se basa en el consumo de ensaladas, las cuales se convertirán en nuestras grandes aliadas; tanto si deseas bajar de peso, como si gustas de disfrutar de un plato ligero y fresco.

dieta-verde

Las ensaladas no solo tienen un buen sabor sino que también tienen numerosos beneficios para nuestra salud; tales como reducir el nerviosismo y la ansiedad; además, la hoja de la lechuga, por ejemplo, tiene propiedades diuréticas que facilitan la eliminación de líquidos desde el organismo; es ideal para personas que padecen cistitis, nefritis e infecciones urinarias.

Quizá te pueda interesar: Los beneficios del ejercicio físico en nuestra salud

De igual manera, también ayuda a eliminar gases, a mejorar la circulación sanguínea, es analgésica y, lo más sorprendente, es que tiene propiedades de emenagogo, muy útiles para atenuar las menstruaciones dolorosas.

Ahora que sabes esto, te presentaremos una dieta para una semana completa, sin necesidad que tengas que buscar que cocinar para cada día.

Lunes: Para el desayuno, comenzaremos con tu infusión favorita y la acompañaremos de un yogur desnatado y una tostada integral con jamón de pavo; para la comida, prepararemos una ensalada griega, con tomate, pepino, cebolla, pimiento, aceitunas negras, queso de cabra o feta y, el sabroso toque del orégano; puedes acompañar tu comida con un filete de pechuga de pollo a la plancha; para la cena puedes preparar una sopa ligera de verduras y ensalada César con lechuga, ajo, crutones de pan frito, queso parmesano, huevos duros, aceite de oliva y salsa worcestershire.

Martes: Para el desayuno, podemos seguir con las mismas indicaciones que el día anterior o algo similar; para la comida, prepararemos una ensalada panzanella, con tomates, pan tostado, cebollas, pepinos, pimientos, ajo, aceite y vinagre; después de la ensalada, una rodaja de merluza a la plancha; para la cena, una ensalada niçoise, esta es una receta francesa que tiene como ingrediente principal las patatas cocidas; incluye también aceitunas, tomates, atún y alcaparras con aceite y vinagre; para finalizar puedes comer dos o tres lonchas finas de jamón serrano.

Miércoles: Comenzaremos con un desayuno similar al de los otros 2 días; para la comida, prueba con una ensalada que lleve lechuga, manzana en láminas, limón, y dos nueces con un aderezo de aceite, vinagre de manzana y una cucharadita de miel; además, después de esta ensalada, puedes comer unas sabrosas chuletas de cordero a la brasa o a la plancha como segundo plato; para la cena, cambiamos la lechuga por los berros y vamos a acompañarlos de atún en aceite de oliva, pimiento rojo asado y tomillo.

Jueves: El desayuno será algo similar al de los otros días; para la comida prueba una ensalada tabbouleh; la base de esta ensalada es el cuscús; a partir de ahí, puedes añadirle todas las hortalizas, verduras y frutas que te apetezcan; para acompañar esta ensalada, para acompañar puedes preparar una rodaja de salmón a la plancha; para la hora de la cena, una ensalada de la huerta, clásica y sencilla, con brotes verdes variados, tomates, cebolla y brotes de soja, aliñada con aceite, vinagre y sal; y como segundo plato, haz una tortilla francesa con queso fresco 0% materia grasa.

Viernes: Como ya te habrás dado cuenta, el desayuno no varía mucho en la dieta; la comida será una ensalada caprese; con espinacas como base, agrega queso de cabra marinado, tomates cherry y olivas negras; como segundo plato, será perfecto el pollo asado; mientras que para la cena, una ensalada elaborada con lechuga, trocitos de pollo a la plancha, tocino y aceitunas; puedes utilizar aceite de oliva y un vinagre aromatizado a tu gusto; como segundo plato, una ración de queso fresco puede ser la mejor alternativa.

Sábado: El desayuno será como los otros días, para la comida una pequeña variante de la ensalada caprese, con el tomate como ingrediente principal, además, puedes agregar mozzarella o queso feta y, como toque final, albahaca y aceite de oliva virgen extra; acompañado por un jugoso solomillo a la plancha; para la cena, una ensalada piacere de rúcula, con unas lonchas finas de jamón serrano y queso fresco; además una sopa de pescado como segundo plato.

Quizá te pueda interesar: Los riesgos y cómo evitar la obesidad

Domingo: El desayuno habitual; para la comida la ensalada Di Mare, la cual incluye hojas verdes variadas y frutos de mar como gambas, langostinos, mejillones o palitos cangrejo; puedes aliñarla con salsa rosa o, simplemente, con aceite y vinagre; acompañado de una merluza en salsa verde; y además de la Di Mare, también comeremos una ensalada MIA, con lechuga, zanahoria, canónigos, escarola, unos cuantos tomatitos cherry, aguacate y mozzarella con aliño de sal, aceite y vinagre; y para acompañar a esta reina de las ensaladas, puedes hacer un revuelto de gambas y champiñones.

Autor entrada: Jmuro