La dieta Macrobiótica es más un estilo de vida, cuyo nombre viene de la palabra griega “Macro – Grande” y “Bios – Vida”; y no significa sólo “Gran vida”, también la capacidad de vivir de una forma grandiosa y magnífica; teniendo la alimentación un importante rol, porque nos da la base biológica, la salud para disfrutar la vida en todo su esplendor.

dieta-macrobiotica

Dentro de la alimentación de la dieta Macrobiótica, los aspectos más importantes son:

Hay que comer según nuestras características biológicas; la alimentación debe verse reflejada por el lugar geográfico y climático en que estamos, se debe adaptar a los diferentes climas y hábitats; debe también ser tradicional, o sea, debemos escoger un estilo alimenticio que haya sido practicado durante siglos.

Quizá te pueda interesar: Consejos para combatir el insomnio

El 50 a 60% de la alimentación diaria deben ser cereales integrales; estos incluyen arroz integral, cebada, mijo, avena, maíz, trigo, centeno, trigo sarraceno, cuscus, bulgur, copos de avena, copos de cebada, harinas, pan, etc.; se debe dar preferencia a los cereales en grano, en particular si hay problemas serios de salud; ya que los cereales en forma de harinas son más difíciles de digerir, y al oxidarse pierden muchas propiedades.

Debemos de tomar sopa 1 o 2 veces al día; estas sopas deben de ser en general de verduras, pero pueden también deben de incluir cereales, legumbres, algas, pescado; una sopa particularmente aconsejada es la Sopa de Miso, debido a los efectos benéficos que el Miso tiene en la regeneración de la flora intestinal.

El 25 a 35% de la alimentación diaria deben de ser verduras variadas; las verduras deber ser cocinadas de diferentes formas; pero es importante que algunas está cocinadas durante mucho tiempo, y otras levemente o consumidas en forma de ensalada cruda; las verduras de uso diario incluyen: cebolla, zanahoria, calabaza, brócoli, col, perejil, nabo, coles de Bruselas, champiñones y setas, germinados, nabizas, berzas, etc.; verduras como la papa, los tomates, las berenjenas, son generalmente desaconsejados, o se deben usar muy ocasionalmente si se tiene una buena salud.

El 10 a 15% de la alimentación diaria deben de ser legumbres, y derivados de las legumbres y algas; las legumbres incluyen garbanzo, lentejas, azukis, judías blancas, pintas, y todas las legumbres disponibles en los diversos climas; derivados de las legumbres como tofu, tempeh, natto, seitan pueden y deben también ser usadas regularmente; las algas fueron durante muchos años utilizadas en diferentes culturas y se utilizan en pequeñas cantidades, cocinadas con verduras, legumbres o cereales; las algas para uso regular tienen nombres como wakame, kombu, aramé, hiziki, nori entre otras.

A parte de los alimentos mencionados antes, la dieta macrobiótica estándar incluye en cantidades variables los siguientes alimentos:

Las semillas y frutos secos, tales como las semillas de sésamo, de calabaza, de girasol; avellanas. Almendras, nueces, piñones.

Las frutas de estación y del área geográfica en que vivimos, tales como manzanas, peras, albaricoques, melocotones, castañas, melón, sandía, uvas, etc.

Pescado, preferiblemente blanco, como la merluza, lenguado, rodaballo, dorada, etc.

También debemos incluir bebidas diversas, en especial tés tradicionales, cafés de cereales, zumos de verduras o frutas; si se tiene una buena salud, o en situaciones especiales una pequeña cantidad de bebidas alcohólicas, como cerveza, vino o whisky de malta.

Los aceites y condimentos como aceite de sésamo, de girasol, de maíz, condimentos como vinagre de arroz, vinagre de ciruela umeboshi, gengibre, algunas hierbas aromáticas; los aceites deben ser de primera presión en frío y no extraídos a altas temperaturas con disolventes químicos a base de petróleo.

Quizá te pueda interesar: Los beneficios del ejercicio físico en nuestra salud

Los condimentos para uso de mesa deben de utilizarse en muy pequeñas cantidades, pero son bastante importantes, en especial si hay problemas de salud; los condimentos principales son gomásio, umeboshi, tekka, semillas de sésamo, condimento de cebollinos, etc.

Dentro de la dieta macrobiótica los alimentos a evitar o a usar muy esporádicamente son: carnes rojas o blancas, huevos, productos lácteos, azúcar, verduras o frutas de origen tropical, café o té negro, alimentos refinados y con química.

Contáctanos

No nos encontramos en estos momentos. Pero envíanos un mensaje y te responderemos lo antes posible.

Enviando
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account