La dieta sin gluten es para aquellas personas que sufren de celiaquía, esto significa que sufren de intolerancia al gluten; una glicoproteína que se encuentra en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena; si un celiaco consume estos productos manifiesta una inflamación de la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de otros nutrientes y provoca síntomas gastrointestinales que van desde la diarrea, las náuseas y los vómitos, hasta la disminución del crecimiento.

celaquia

La gran mayoría de personas que padecen la enfermedad no están diagnosticadas; esta situación aumenta las posibles complicaciones porque, a largo plazo, la inflamación puede provocar enfermedades asociadas como algunos carcinomas o linfomas.

Quizá te pueda interesar: Los riesgos y cómo evitar la obesidad

Es importante que conozcas los síntomas de la celiaquía, los cuales son muy variados y, dependiendo de la edad, se manifiestan de diferentes maneras; aun así, más de la mitad de los celíacos presentan diarrea, náuseas y vómitos, fatiga, cambios de humor como apatía e irritabilidad, y meteorismo, que es el abultamiento del vientre por cúmulo de gases; por otro lado, si en pacientes con una celiaquía más avanzada, pueden producirse dolores musculares y de huesos que podrían derivar en artritis u osteoporosis, pérdida de apetito y peso o palidez.

Existe la probabilidad de sufrir de celiaquía por antecedentes, dado que la celiaquía tiene una cierta carga genética; y al igual que por la presencia de síntomas, es recomendable acudir al médico para someterse a las pruebas necesarias; para diagnosticar la enfermedad suele ser necesario un análisis de sangre específico y una biopsia intestinal.

El mejor tratamiento para los celiacos es llevar una dieta sin gluten; de hecho, es la única opción para evitar la inflamación y los síntomas asociados; por lo que una persona celiaca debe mantener una dieta libre de gluten durante toda la vida y sin hacer excepciones; y es que, aunque no se manifiesten síntomas, por un “capricho con gluten” las vellosidades del intestino se lesionan y a largo plazo es peor.

Felizmente, hoy en día ya no es tan complicado encontrar en el supermercado prácticamente todos los alimentos en su variante sin gluten; pan, pastas, harinas, embutidos o frutos secos, están a disposición del consumidor en su variante gluten free; también los restaurantes han empezado a concienciarse y ofrecen en sus cartas recetas deliciosas aptas para celiacos.

Debes de tener en cuenta que la lista de alimentos que pueden contener gluten es inmensa y abarca infinidad de alimentos más allá del pan o la pasta; por ejemplo, ¿sabías que el jamón cocido, las salchichas o las gominolas son productos que no se relacionan con el gluten pero que pueden contener trazas de la glicoproteína en sus espesantes, conservantes o en el rebozado? Por eso se les recomienda a los celiacos leer detenidamente el etiquetado para comprobar que no hay gluten entre sus ingredientes, evitar los productos elaborados de forma artesanal y eliminar de la lista de la compra los productos que se venden a granel; la premisa más importante: si no sabes si un alimento puede o no llevar gluten no lo consumas.

Quizá te pueda interesar: Los consejos de alguien que logro dejar de fumar

Por otro lado, si no eres celiaco no hay motivo para no consumir este tipo de alimento, recuerda que una alimentación ha de ser variada y equilibrada por lo que debe incluir todos los grupos de alimentos, incluidos todos los cereales.

CONTACTANOS

No nos encontramos en estos momentos. Pero envíanos un mensaje y te responderemos lo antes posible.

Enviando

©2017 Paradietas.com | Comunidad de Dietas, ejercicios y consejos para bajar de peso.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account

Ir a la barra de herramientas