El HIV es un mal que ha agobiado a la humanidad por muchos años, por eso se ha avanzado mucho en el estudio de HIV y se cree que el desarrollo de una vacuna podría estar próxima, pero en estos momentos, la prevención, evitando el contagio y siguiendo las “recomendaciones tradicionales” sigue siendo la mejor estrategia para detener el avance de la enfermedad.

VIH

De la misma manera que sucede con otras enfermedades cada cierto tiempo surgen noticias sobre una posible vacuna que las curaría; en el caso del HIV, la última noticia ha sido la de una niña nacida en 2010 en Misisipi con el virus de inmunodeficiencia humana y a la que se le aplicó a las pocas horas de nacer un tratamiento agresivo de medicamentos antirretrovirales; el resultado indicaría que tras este tratamiento la niña se ha curado de la enfermedad pues ha pasado el último año sin recibir medicación y no se han encontrado rastros del virus en su organismo.

Quizá te pueda interesar: La saludable dieta de alimentos crudos

Es cierto que la comunidad médica se muestra algo escéptica, pero también esta esperanzada, en relación a este estudio llevado adelante en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore; pero, en todo caso, de confirmarse que la niña está curada, esto sería un avance en el tratamiento de los bebés que nacen con HIV y sólo un nuevo camino para comenzar a transitar y llegar a una vacuna.

Los científicos de todo el mundo en los últimos años han logrado grandes avances en la comprensión del HIV, una enfermedad que afecta especialmente al continente africano, y muchos científicos coinciden en que el desarrollo de una vacuna no estaría lejana en el tiempo, pero hasta que esto no sea una realidad debemos mantener los comportamientos que nos permiten evitar el contagio.

Conoce las vías de trasmisión del HIV:

1 – Por vía sanguínea, al compartir jeringas o cuando se realizan transfusiones con sangre infectada. Para evitar esta forma de contagio se recomienda emplear siempre jeringas y agujas desechables. Además, toda sangre que vaya a ser usada en una transfusión debe ser analizada para asegurarse que esté libre de virus.

2 – Una madre infectada puede transmitir el HIV a su hijo, ya sea durante el embarazo, durante el parto (como parece haber sido el caso de la niña de Misisipi) o a través de la leche materna. Evitar esta forma de contagio es más compleja, por ello la mujer embarazada con HIV requiere del asesoramiento de médicos especializados para que pueda tomar las decisiones adecuadas y no transmitir la enfermedad a su hijo.

3 – EL virus se transmite por contacto sexual con una persona infectada con HIV. Los métodos de prevención de esta forma de contagio son: manteniendo relaciones sexuales con una única pareja que no tenga la enfermedad, practicando la abstinencia sexual o usando preservativos que impidan el intercambio de fluidos durante las relaciones.

Quizá te pueda interesar: Los riesgos y cómo evitar la obesidad

Las relaciones sexuales todavía son estadísticamente la principal vía de contagio de la enfermedad, y el uso del preservativo ha demostrado ser en los hechos la forma más efectiva de evitar la transmisión del virus.

CONTACTANOS

No nos encontramos en estos momentos. Pero envíanos un mensaje y te responderemos lo antes posible.

Enviando

©2017 Paradietas.com | Comunidad de Dietas, ejercicios y consejos para bajar de peso.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account

Ir a la barra de herramientas