DESAYUNO

Al decidir comenzar un régimen para bajar de peso, lo primero que se nos viene en mente es dejar de comer, o bajar nuestras raciones de comida, y mayormente dejamos de lado a una toma de alimentos importante, el desayuno, el primer alimento del día.

El des-ayuno, significa, romper el ayuno que tuvimos durante muchas horas, a veces más de ocho horas, durante el tiempo de descanso en la noche, y es por ello que nuestro cuerpo gasta la energía proporcionada por los alimentos que consumimos el día anterior, ya que aun así estemos durmiendo, nuestro cuerpo se mantiene en actividad como el latido del corazón, el funcionamiento del cerebro, la respiración y entre otras acciones en estado de reposo, asimismo, estamos fabricando sustancias importantes para mantener un buen funcionamiento del cuerpo, como son las hormonas.

DESAYUNO

Al despertar, necesitamos reponer esa energía consumida, proporcionándole alimentos ricos en nutrientes esenciales que nos ayuden a sentirnos activos para comenzar nuestro día sin fatiga y a la vez conservar la salud.

Es importante incluir una variedad de alimentos, puesto que cada uno de estos cumple funciones distintas en el ser humano, y es así que es recomendable realizar adecuadas combinaciones de alimentos, y de acuerdo al requerimiento y gustos de cada persona, puede variar.

Aquí diferenciaremos los grupos principales:

– Frutas:

Son ricas en vitaminas y minerales, nutrientes que intervienen para ayudar a la prevención de enfermedades. También son ricas en fibra soluble, la que contribuye a mantener el colesterol y la glucosa sanguínea en niveles adecuados. Podemos variar en la presentación de las frutas de la manera que mejor nos agrade, recordando que no se debe añadir azúcar a los jugos de fruta, puesto que estas contienen fructosa, el azúcar natural de las frutas. Las porciones recomendadas son 1 vaso mediano de jugo de fruta, 1 taza de ensalada de fruta o 1 unidad mediana, aproximadamente de 150gr.

– Lácteos descremados y/o huevo:

Son ricos en proteínas, elementos que forman tejidos del cuerpo, como cabello, piel o músculos. Los lácteos descremados tienen menor cantidad de grasas saturadas y de esta forma ayudamos a tener un corazón saludable y un peso adecuado. Podemos variar entre 1 vaso de yogurt, 1 taza de leche o 1 tajada gruesa de queso fresco o ricota, por ser fuente de calcio, nos ayuda a tener huesos.

Con respecto al huevo, es preferible consumirlo cocido para evitar añadirle grasas al freírlo. La recomendación es una unidad por día.

– Cereales integrales:

Son fuente de energía por ser ricos en carbohidratos, tienen la misma cantidad de calorías que una cereal refinado, es decir que 1 rebanada de pan integral nos a dar calorías tanto como 1 rebanada de pan blanco, la diferencia fundamental es la fibra. Los cereales integrales, son elaborados de granos entero donde encontramos fibra insoluble, la que contribuye a que nos mantengamos con la sensación de “llenura” por más tiempo, así controlaremos nuestro apetito y el peso corporal. Se recomienda de 1 a 2 porciones de cereales integrales en el desayuno, lo cual puede variar dependiendo de la actividad física que realiza. Una porción equivale a 1 rebanada de pan de molde, 1 pan integral o ½ taza de cereal en hojuelas.

No olvides que, si deseas mantener una vida y un peso saludable, no debes dejar de lado el alimento más importante del día.

Sobre la autora:

  • Lic. Dorothy Takamoto Castro
  • Nutricionista
  • C.N.P. 3142
  • Para consultas: dorothytakamoto@yahoo.com
  • Evaluación nutricional integral
  • Fan page: Nutrición en Acción

CONTACTANOS

No nos encontramos en estos momentos. Pero envíanos un mensaje y te responderemos lo antes posible.

Enviando

©2017 Paradietas.com | Comunidad de Dietas, ejercicios y consejos para bajar de peso.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account

Ir a la barra de herramientas